I Love Toledo

24 Septiembre 2017

Volver a Agenda

Orquesta y Coro del Teatro Real de Madrid

¿Cuándo?

24/09/2017 20:00h

¿Cuánto?

Venta de entradas

¿Dónde?

Catedral de Toledo

Compra de entradas

Taquilla de la Real Fundación Toledo

Plaza de Victorio Macho, 2 45002 Toledo

Horario 10:00-14:30 y 17:00-19:00

 

http://www.arteyocio.com/global/espectaculos/centro.aspx

Audioguía

Contacto

Festival de Música El Greco en Toledo
Plaza de Victorio Macho, 2
45002 Toledo
T. 925 28 42 25
musicagreco@realfundaciontoledo.es

Descripción

Orquesta y Coro del Teatro Real de Madrid

Stabat mater de Rossini. 

En su viaje a Madrid, Gioachino Rossini recibió el encargo de componer un “Stabat Mater”. La persona que encomendó dicha tarea fue el archidiácono español Manuel Fernández Varela, persona de gran influencia en España, que escuchó “El barbero de Sevilla” en Madrid dirigido por el propio compositor. De aquel encuentro surgió el encargo, que finalmente fue cumplido con el regalo de la partitura con la condición de no venderla nunca, el estreno se celebró en Madrid en la iglesia del Convento de San Felipe del Real de Madrid, el Viernes Santo de 1833. Los herederos de Varela no cumplieron dicha palabra y Rossini recuperó la partitura posterioremente para modificar partes que había delegado en Giovanni Tadolini, compositor y director musical del Théâtre Italien de París. Finalmente, el estreno de la obra finalizada por Rossini se celebró el 7 de enero de 1842 en la Sala Ventadour, con gran éxito de público, aunque con alguna crítica a la excesiva teatralidad de una obra religiosa.

Dividido en diez partes, siguiendo los versos atribuidos al papa Inocencio III y al fraile franciscano Jacopone da Todi que datan del siglo XIII . El texto comienza con las palabras Stabat Mater dolorosa (“De pie la Madre sufriendo”), en una obra literaria que medita sobre el sufrimiento de María, la Madre de Jesús, durante la crucifixión de su Hijo.

 

Dentro de la producción del operista italiano las obras religiosas se concretan en cinco misas dedicadas a distintas ciudades italianas, la Petite Messe Solennelle y este Stabat Mater, obras que contrastan, tanto para él como para el propio Varela, con la búsqueda de ambos por atesorar la mayor parte de placeres a su alcance, obras con las que pretendían buscar un perdón divino a todas esas tentaciones que, el propio Rossini, bien supo plasmar en sus óperas.