I Love Toledo

#20 Plaza de Zocodover

Descripción

Zocodover, en sus orígenes, era un simple explanada que tenía una doble función, la primera táctica, que consistía en dejar un espacio despejado para defender las puertas que comunicaban la ciudadela con el casco urbano, y la segunda, ser el punto de comunicación entre los habitantes del burgo y la ciudadela. Lugar de adquisición de provisiones y enseres, bestias de carga y ganado. 

Zocodover, en árabe "sūq ad-dawābb" significa "mercado de bestias de carga". De periodicidad semanal, venía celebrándose desde la época musulmana como mercado rural, y que en tiempos de Enrique IV lo convertiría en feria franca a celebrar los 52 martes de cada año.

Esta plaza ha sido lugar donde se han celebrado corridas de toros, organizado cucañas en las fiestas de la localidad, pero también, era el centro para actos más luctuosos como los Autos de Fe de la Inquisición o la ejecución pública de delincuentes. 

La antigua plaza fue destruida por un incendio en 1589. En 1590 se acometió  su reconstrucción, con un proyecto de Nicolás  Vergara que la intervención del rey Felipe II modificó con un nuevo diseño de Juan Herrera, que consistía en cuadrar la plaza, y que encontró una fuerte resistencia del Cabildo Catedralicio, dueño de numerosos edificios  afectados por el proyecto; lo que hizo que la plaza mantuviera la actual forma de pentágono irregular. 

Su fachada principal, que sigue la línea de la primitiva de la Alcazaba Musulmana, tiene una puerta de acceso a la plaza que se denomina, Arco de la Sangre, vía histórica de acceso y comunicación de la plaza principal con los caminos que procedían del sur y este y que confluían en el Puente de Alcántara. 

El nombre primitivo en árabe era "Bab-al-Yay" ("Puerta de los Caballos"), y permitía el acceso al Alficén, que era la ciudadela fortificada que alojaba el Alcázar y el Palacio Real.

Su nombre actual se debe a que sobre él se encontraba el oratorio de la Sangre de Cristo, que era la sede de la Cofradía de la Preciosa Sangre de Cristo que atendía a los que iban a ser ajusticiados. Desde el siglo XV en esta capilla se celebraba misa para que pudiesen oírla los que estaban en la plaza vendiendo sus productos.

Todo el conjunto quedó destruido en la Guerra Civil y solo quedó milagrosamente en pie el arco de la Plaza de Zocodover, único vestigio de la época árabe. Junto al Arco reconstruido hoy en día se erige una estatua de Cervantes.

En la actualidad,  Zocodover es uno de los lugares de la ciudad donde se llevan a cabo multitud de actos y festejos, así como también sirve de popular punto de encuentro y disfrute de los toledanos y paso obligado para los miles de turistas que recorren las calles del Casco Histórico durante todo el año.

En uno de sus  laterales puedes tomar el tren turístico y recorrer las zonas más importantes del Casco Histórico y de los Cigarrales, donde podrás disfrutar de una vista panorámica de la ciudad. Junto a él, se encuentra una de  las oficinas municipales de información turística de la ciudad. 

También merece la pena, una parada en alguna de las pastelerías cercanas famosas por sus mazapanes....

Contacto

Espacio Público


Categorías: