I Love Toledo

#16 Ruta Circo Romano

Descripción

Existen tres entradas para acceder al Circo Romano:

La primera, es por la Avenida de la Reconquista, entrando por el Parque Escolar. La segunda, es por la Avenida Carlos III, vial que parte en dos el Circo y la tercera, por el Paseo del Circo Romano, conocido por los toledanos como la Venta de Aires, si vienes de la zona oeste de la ciudad.

El Circo Romano de Toledo se comienza a construir en el siglo I, en los terrenos donde tradicionalmente se desarrollaban mercados y juegos al aire libre.

Pese a estar poco investigado, ya que más de la mitad de la infraestructura aún permanece sin excavar, sus similitudes con otros circos de la península, como el de Augusta Emerita, permiten afirmar que su aforo debía ser entre los 15.000 o 30.000 espectadores. El Circo Romano de planta rectangular tenía unas dimensiones de 423 metros de largo por unos 101 metros de ancho.

Dadas las dimensiones del Circo, como sucedió en casi todas las ciudades hispano-romanas, éste se situaba a las afueras del recinto amurallado; es seguro que desde la ciudad existiera una calzada dirección al Circo, la cual no ha sido encontrada.

Por otro lado, junto a este se ubicaba otra infraestructura dedicada al ocio: el Teatro Romano, justo donde actualmente se encuentran las instalaciones deportivas del colegio situado junto al Circo.

El declive de todos estos edificios llegó con la llegada al Cristianismo que rechazaba este tipo de eventos púdicos. Finalmente, fue con la llegada de la dominación visigoda cuando acabó abandonándose. A partir de este momento, comenzará el expolio de los sillares de granito que cubrían el Opus Camenticium para reaprovecharlo en otras construcciones. Este expolio se extenderá durante prácticamente toda la Alta Edad Media.

Durante la etapa de dominación islámica y mudéjar se utilizó como necrópolis (entre los siglos IX y XV), y pese a que casi todos los enterramientos quedan en el subsuelo del parque arqueológico, hay algunos visibles en el exterior, y otros en el interior de la espina.

Las ruinas del Circo Romano de Toledo, han estado abandonadas a su suerte durante muchos años y las pocas intervenciones que se han hecho han sido en la mitad que queda en el llamado Parque Escolar, y limitadas a labores de limpieza.

En septiembre de 2011, el Ayuntamiento de Toledo y el Ministerio de Cultura, gracias al 1% Cultural, acometen un  proyecto de rehabilitación y recuperación de la zona por un importe aproximado de 750.000 euro, que no supuso la recuperación total del Circo, pero sí que dignificó de manera significativa la zona donde está ubicado.

En la actualidad, el circo se encuentra parcialmente descubierto, quedando el resto bajo la superficie del parque donde se encuentra ubicado, la Avenida de Carlos III y las calles próximas, donde pueden observarse algunos restos. No existen planes de excavación y puesta en valor para los restos del Teatro ni del Anfiteatro, dado que no se tiene claro que queden restos de importancia.

Contacto

Circo Romano
Avenida Carlos III, s/n
45004 - Toledo


Compra de entradas

Entrada gratuita