I Love Toledo

#21 Los mejores lugares para ver el Corpus

Descripción

El próximo jueves el casco histórico de Toledo recibirá a miles de personas atraídas por la celebración del Corpus Christi. Vienen a ver la ciudad engalanada, entoldada para cubrir el paso de la custodia; para ver los patios, propiedades privadas que permanecen cerrados todo el año y sólo se abren a los visitantes la semana del Corpus; y para ver asistir a la procesión y contemplar la verdadera joya de la Catedral, la custodia de Arfe. 

Estas miles de personas acuden buscando el mejor lugar, la mejor vista, los mejores patios, el mejor momento para conocer la verdadera fiesta. No obstante, para que aquellos que venís a ciegas, vamos a desvelar los mejores lugares para ver la procesión del Corpus, los mejores momentos de la fiesta, no sé si para todos pero si para I Love Toledo. 

Si tenéis ocasión y el privilegio de poder llegar a Toledo el miércoles por la noche, podréis disfrutar de esos momentos reservados sólo a los toledanos. La apertura de la carrera procesional a partir de las 22 horas es el mejor momento para vivir el víspera del Corpus: la ciudad engalanada, iluminada de fiesta, los patios abiertos para permitir la entrada de los visitantes y la corporación municipal abriendo la carrera procesional precedidos del pertiguero, que mide con su larga pértiga los toldos para que ninguno de ellos roce la custodia durante la procesión. 

Esa noche del miércoles ya están situadas todas las sillas que al día siguiente permiten contemplar la procesión cómodamente sentado pero esta noche nos sirve para el descanso mientras vamos de patio en patio o de plaza en plaza admirando la ciudad vestida para la fiesta. 

Otra propuesta realmente especial es el paseo que muchos toledanos y visitantes dan por la carrera procesional a las 8 de la mañana del jueves. Las calles ya totalmente engalanadas, con los arreglos florales que cambian cada año; toda la Catedral cubierta con los valiosos tapices que sólo se pueden ver durante la mañana del jueves ya que se colocan de madrugada y se recogen nada más terminar la procesión; las calles alfombradas de tomillo; el olor a las hierbas y al incienso; todos vestidos de fiesta y el frescor de la mañana hacen de este un momento único para ver el verdadero Corpus. 

Después, para reponer fuerzas, un desayuno en la pequeña churrería de la calle Santo Tomé mientras esperamos el inicio de la procesión. Decidir el mejor lugar para verla es una de las principales preguntas de los visitantes: ¿Dónde ir para no perder detalle? La mayoría de los visitantes van corriendo de una calle a otra para ver la procesión desde distintos ángulos. 

Es indudable que es más cómodo situarse en alguno de los balcones de la carrera, privilegio sólo de unos pocos, pero es mucho más emocionante vivir la fiesta en la calle. 

Uno de los mejores lugares para ver la procesión y sobre todo para contemplar la custodia de Arfe en todo su esplendor es la Plaza Mayor, subido en los escalones de acceso al Teatro de Rojas. Esta plaza, de buenas dimensiones, permite ver llegar la custodia y, su disposición en escalones, nos ayuda a contemplarla sin que las cabezas del resto del público estorben. Además, como pasa a primera hora, la espera es relativamente corta. 

Otra “atalaya” que permite ver bien la procesión es la plaza de San Vicente. Apostados en el pretil de la plaza sobre el inicio de la calle Alfileritos  podemos ver llegar lo custodia desde lo alto a lo largo de Alfileritos, quizá la calle más bella del recorrido procesional. 

Eso sí, aquí hay que llegar temprano para poder coger el primer sitio y que nadie te estorbe la vista. 

Hay también dos momentos muy bellos en la procesión: el primero se produce cuando la custodia bajando por la calle Trinidad, ya llegando de nuevo a la Catedral, en la confluencia de Trinidad con Hombre de Palo, se recorta sobre la Torre de la Catedral con los tapices de fondo, una imagen realmente bella de ambas “torres”. 

Y, finalmente, recibir a la Custodia en la Plaza de la Catedral, ya de vuelta para entrar por la Puerta Llana, es un momento emocionante para muchos toledanos por la grandiosidad de la Plaza con la Catedral, el Ayuntamiento y el Palacio Episcopal y toda ella engalanada para la ocasión. 

Después de todo esto y con la ciudad llena de visitantes y casi tomada por los turistas, sólo queda encontrar un sitio, tarea difícil, donde tomar un tentempié y algo fresco porque en el Corpus el sol suele brillar con fuerza. Una propuesta interesante es acercase a la calle Pozo Amargo, a un paso de la Catedral, y recalar en Lab Cocktail Bar. Allí podemos tomar desde algún vino de la tierra, una tapa, comer o atrevernos con alguno de los cócteles de autor para abrirnos el apetito. 

Y, para terminar, pasear por las calles y ver el fin de fiesta. Vivir también cómo se descuelgan los tapices y se marchitan las flores. Cómo las calles de desnudan de sus galas mientras buscamos una sombra para pasar el resto de la tarde.

Contacto

Team I Love Toledo


Categorías: